Proceso de Consejería

¿Qué sucede durante la primera sesión?

Buscar ayuda profesional es un acto de valentía, pero inevitablemente muchas personas se sienten incómodas en su primera sesión. No es fácil ser vulnerable frente a una persona extraña. Por eso es fundamental que encuentres un(a) profesional de salud mental adecuado(a) con quien trabajar. Si ya hablamos por teléfono y decidiste que mis servicios se ajustan a tus necesidades, esto es lo que sucede durante la primera sesión:

  1. Discutimos las razones por las que buscas ayuda.
  2. Te hago varias preguntas sobre tí y tu historia familiar para tener una idea más amplia de quién eres y de dónde vienes.
  3. Compartes conmigo lo que esperas obtener de la consejería y hablamos sobre tus metas personales y como podemos trabajar por ellas. 

Mi objetivo es crear un ambiente empático libre de juicios en el que te sientas seguro(a) para compartir, ser tú mismo y concentrarte en lo que es importante para tí.

¿Cuáles son los beneficios y los riesgos de la consejería?

La participación en consejería/asesoramiento puede resultar en una serie de beneficios. El simple hecho de que un profesional capacitado te escuche y te sientas comprendido(a) puede ser muy curativo y terapéutico. La consejería puede brindarte nuevos conocimientos que te ayudarán a acercarte más a tus metas personales. También puede ayudarte a entenderte a tí mismo y ayudarte a aceptarte más a tí mismo. Finalmente, a través de la orientación y el apoyo profesional, puedes superar los desafíos mucho más fácilmente y aprender nuevas habilidades de afrontamiento para enfrentar los desafíos futuros.

Sin embargo, también puede haber algunos riesgos asociados con el asesoramiento. A medida que hablas de experiencias desagradables y recuerdas recuerdos dolorosos, existe la posibilidad de que te sientas abrumado(a) y experimentes diferentes emociones fuertes e incomodidad, pero eso es temporal y parte del proceso de curación.

¿Cuánto dura la consejería?

No hay una duración establecida para la consejería, todo depende de tus necesidades y circunstancias, por lo que es difícil predecir cuánto tiempo o cuántas sesiones necesitarás. Por lo general, comienzo a ver clientes una vez a la semana durante aproximadamente 2 meses. Después de eso, muchos continúan semanalmente, mientras que otros prefieren cada dos semanas y, finalmente, una vez al mes para dejar de recibir asesoramiento. Por lo general, los problemas arraigados y duraderos requerirán más tiempo para resolverse, mientras que los menos complejos y más específicos requerirán menos tiempo. Una vez que comiences a ver los cambios que esperas, podemos ajustar la frecuencia de nuestras sesiones a medida que comiences a confiar en los recursos que descubriste y aprendiste durante nuestro trabajo juntos.

Una cosa importante a tener en cuenta es que la consejería es un trabajo colaborativo y debes tomar un papel activo en él. Igualmente importante es ser constante. Para ver resultados, debes comprometerte con el proceso y eso lleva tiempo.